Jengibre contra la gripe

0
133
Ad

La raíz de jengibre es originaria del continente asiático, pero se popularizó en el mundo entero por sus múltiples propiedades medicinales, que ayudan a aliviar diferentes problemas de salud y dolencias.

Publicidad

Hay quienes se limitan al uso culinario del jengibre, por desconocer las múltiples propiedades que este tiene para combatir gripes, resfriados, tos, infecciones en las vías respiratorias altas y problemas gastrointestinales. Por esta razón, hoy te queremos compartir todos los beneficios del jengibre para tratar la gripe y la tos, para que no dudes en utilizarlo cuando tengas estos problemas de salud en casa.

¿Por qué el jengibre es bueno para tratar la gripe y la tos?

El jengibre cuenta con propiedades expectorantes, antitusivas, antiinflamatorias y antibióticas que ayudan a combatir los resfriados, gripes y tos con flemas. Al ser rico en nutrientes como el potasio, niacina, fósforo y vitamina C, el jengibre también ayuda a fortalecer el sistema inmunológico para combatir los virus y bacterias que pueden invadir nuestro cuerpo y afectar nuestra salud.

Una buena taza de té de jengibre caliente puede ayudar a controlar la tos fuerte y eliminar la mucosidad bronquial, lo que disminuye las molestias causadas por las gripes y los resfriados.

Pero, además de aprovechar sus beneficios a través del té tradicional, existen otro tipo de recetas y aplicaciones que nos permiten aprovechar los beneficios del jengibre para ganarle la batalla a la gripe y la tos.

Té especial de jengibre para combatir los resfriados y gripes

Esta receta en especial es ideal para prevenir y combatir los síntomas de los resfriados y las gripes. Se recomienda consumirla desde los primeros síntomas de gripe para evitar que esta dé muy fuerte.

Ingredientes

2 tazas de agua (½ litro).

1 onza de jengibre fresco picado (28 g).

1 cucharada de miel (30 g).

Un poco de jugo de limón.

Pimienta al gusto.

¿Cómo prepararlo?

En una olla se pone a hervir 2 tazas de agua con una onza de jengibre fresco picado. Se deja hirviendo de 5 a 10 minutos y posteriormente se le agrega miel, jugo de limón y pimienta al gusto. Se deja reposar otros 10 minutos y se consume una taza, dos o tres veces al día.

Té de jengibre para tratar la tos y la gripe

Una vez más vamos a combinar las propiedades del té tradicional de jengibre con otros ingredientes que potenciarán sus efectos para combatir los síntomas de resfriados, gripes y tos. Se recomienda consumir a los primeros síntomas de tos o gripes, pues es ideal para fortalecer el sistema inmunológico.

Por sus propiedades antiinflamatorias, este té también es ideal para aliviar la congestión nasal y los molestos dolores de garganta que se producen cuando se sufre de tos y gripe.

Ingredientes

3 tazas de agua (750 ml).

El jugo de ½ limón.

1 rama de canela.

3 rebanadas de jengibre fresco.

¼ cucharadita de clavo de olor.

½ cucharada de cúrcuma.

1 pizca de cayena.

1 y ½ cucharadas de miel de abejas pura.

¿Cómo prepararlo?

A excepción de la miel, verter todos los ingredientes en una olla y llevar a ebullición. Cuando ya haya hervido, se baja el fuego y se deja cocinar otros 10 minutos. Agregar la miel y remover hasta lograr el dulzor deseado. Finalmente, cuela la mezcla y consúmelo a sorbos, bien caliente.

Té de jengibre para combatir los escalofríos de la gripe

En muchos estados gripales aparecen síntomas menos comunes como los escalofríos. Este síntoma se puede combatir naturalmente gracias a las propiedades del jengibre, que proporcionan un alivio casi instantáneo.

Ingredientes

4 tazas de agua (1 litro).

10 rodajas finas de jengibre.

El jugo de una naranja.

½ limón.

¿Cómo prepararlo?

En una olla poner a hervir el agua y el jengibre durante 10 minutos. Cuando haya hervido, cuélalo y mézclalo con la miel y los jugos cítricos. Consumir lo más caliente posible, ya que, de este modo, aumentará la temperatura corporal y alentará la transpiración para tratar este tipo de síntomas.

Aliviar la congestión con jengibre

La congestión es uno de los síntomas más molestos de las gripes y resfriados. Para combatir la molesta congestión pulmonar simplemente realiza un cataplasma de raíz de jengibre y aplícalo en el pecho. Abrígate bien y, preferiblemente, quédate en la cama para que el calor contribuya a la recuperación.

Publicidad