Remedios para la fascitis plantar

0
226
Ad

Remedios para la fascitis plantar

Los pies son una verdadera obra maestra de ingenería.   Cada pie contiene 26 huesos, 35 articulaciones y más de 100 ligamentos gracias a los cuales soportan el peso del cuerpo y nos permiten caminar y hasta correr.

Publicidad

Debido a ello no es de extrañar que, en ocasiones, sufran de diferentes trastornos siendo uno de ellos la fascitis plantar, pero ¿En qué consiste ésta?

Se llama fascia plantar el tejido grueso y cartilaginosa que recorre la planta del pie (desde el talón hasta su parte delantera) y que da forma y soporte a su característico arco. .

Cuando esta zona se inflama o irrita entonces  aparece dolor y la fascistis plantar

Éste puede desarrollarse progresivamente con el tiempo o aparecer repentinamente después de realizar una actividad intensa como correr. A veces se nota tensión o rigidez e incluso sensación de “quemazón” en el talón o en la planta sin llegar a doler.

El dolor de las fascitis plantar es peor por la mañana. Al levantarse y “plantar” el pie en el suelo las molestias suelen ser mayores. A lo largo del día el dolor puede ceder y aparecer de nuevo tras estar un rato sentado, al subir escaleras, o después de hacer deporte y no mientras se practica, como mucha gente piensa.

Las personas con pies planos pueden desarrollar más fácilmente fascitis pllantar. Los problemas en el arco del pie tanto por defecto (pie plano), como por exceso (arco plantar alto), favorecen su aparición. Si, además, se añade un tendón de Aquiles tenso (situado en la base de la pantorrilla), la probabilidad de sufrir fascitis plantar aumenta.

La obesidad es otra causa importante para que se presente este trastorno. Los kilos de más hacen que la fascia plantar sufra un esfuerzo extra y pueda inflamarse.

Es importante observar que la fascitis plantar no es lo mismo que un espolón. Es cierto que están muy relacionados y, en ocasiones, se habla de ellos de forma indiferente pero no son exactamente lo mismo. Un espolón es una calcificación que se produce justo en el hueso del talón y se pone de manifiesto al realizar una radiografía del pie. Así, se puede tener fascitis (inflamación) sin que haya espolón. También puede haber un espolón sin que haya fascitis y, por tanto, sin dolor.

 

Remedios populares

Remedio para la fascitis plantar #1: Verter en un recipiente suficientemente grande para colocar los dos pies 2 litros de agua tibia que contenga 3 cucharadas de sal de Epsom  Dejar que los pies se remojjen por 15 minutos.  Realizar este remedio dos veces al día.    .

Remedio para la fascitis plantar #2: Hervir en 1 taza de agua 1 cucharada de jengibre rallado por 5 minutos.  Pasado ese tiempo, retirar del fuego y dejar en reposo por 10 minutos. Colar y tomar 2 tazas diarias.  El jengibre es considerado un buen remedio analgésico ya que ayuda a aliviar el dolor causado por  la fascitis plantar

Remedio para la fascitis plantar #3: Verter en un vaso de agua tibia 1 cucharadita de miel y 1 cucharada de vinagre de sidra de manzana.  Tomar dos veces diarias. .Es importante observar que el vinagre de sidra de manzana tiene propiedades antiinflamatorias que ayudan, al igual que el remedio anterior, a aliviar el dolor.

Remedio para la fascitis plantar #4:  Poner hielo en la zona dolorosa durante 10 o 15 minutos aproximadamente (unas 3 o 4 veces al día) puede mitigar las molestias y disminuir la inflamación, sobre todo durante las primeras 48 horas tras el inicio de los síntomas.

Remedio para la fascitis plantar #5: Sentarse y descalzo rodar con los pies (pasando por el arco) una lata de concentrado de jugo congelado durante cinco o diez minutos.  El frío ayuda a reducir la inflamación, al mismo tiempo que el masaje sirve para aflojar los tejidos tensos. Se recomienda poner una marca en la lata y guardar separada de las demás que piensa beber. Posteriormente, vuelva a usarla las veces que sea necesario.

Quizás te interese: Remedios para las luxaciones

Remedio para la fascitis plantar #6:  Sentarse sobre el piso o encima de un tapete, la parte trasera (el talón) de la planta de los pies debe quedar sobre el suelo. Extienda o encoja los dedos hacia abajo para estirar los arcos. Ahora, siéntese, de tal manera que la mayor parte del peso de su cuerpo oprima los dedos contra el piso. Hágalo unos cuantos segundos; aumente lentamente el tiempo conforme se vaya sintiendo. El mover los dedos de esta manera ayuda mucho a todas aquellas personas que utilizan mucho los pies, como bailarines y deportistas, porque mantiene estirados los tendones y las fascias de las plantas.

Remedio para la fascitis plantar #7: Verter 1 cucharadita de cúrcuma en una taza de agua y hervir por 5 minutos.  Pasado ese tiempo, dejar refrecar y tomar, sin colar.   La cúrcuma ayuda a bajar la inflamación y reduce el dolor.

Remedio para la fascitis plantar #8: Consumir una rebanada de piña todos los días.  La piña contiene, bromelina, una enzima que ayuda a reducir, al igual que el remedio anterior, la inflamación y el dolor.

Remedio para la fascitis plantar #9: La acupresión o digitopuntura conoce gran número de puntos para el tratamiento de las molestias de los pies entre ellos la fascitis plantar. En este sentido, se aconseja dar masajes a los hoyos debajo de las rótulas de ambas piernas cuado se está sentado o estirado, con la musculatura de la pierna lo más relajada posible.

Remedio para la fascitis plantar #10:  Otros puntos de digitopuntura que ayudan el caso de la fascitis se encuentran en los pies.

Quizá te interese conocer remedios para fortalecer los ligamentos y tendones

En primer lugar, el punto maestro de todos los dolores, en el centro entre el tobillo y el talón. A continuación un punto verticalmente debajo del tobillo, en el borde exteriordel pie. Ambos son fáciles de localizar, dado que reaccionan a la presión. Y en tal caso es preciso efectuar el masaje con toda la energía posible.

La misma energía hay que emplear en los siguientes puntos, situados en la planta de los pies, concretamente en el centro entre los tenares del dedo gordo y del meñique. Aunque uno mismo puede tratarlos, es mejor que lo haga otra persona, que podrá ejercer una mayor presión. En este caso, la persona se arrodilla sobre una silla, mientras que la persona encargada de realizar la digitopuntura hunde la falangina del dedo índice, doblado, contra el punto requerido..

 

Recomendaciones

Mantener nuestro índice de masa corporal (IMC) dentro de los parámetros normales es beneficioso para evitar la fascitis plantar y otros muchos males.

Usar un buen calzado la previene. Los zapatos con falta de amortiguación y suelas muy rígidas o, por el contrario, con las suelas muy blandas, pueden provocar su aparición, de ahí la importancia de invertir en un buen calzado y más aún si se practica ejercicio intenso, si se recorren largas distancias y si se camina por terrenos irregulares o se corre cuesta abajo.

Descubre remedios para el dolor en el talón

Realizar estiramientos antes del ejercicio son muy útiles. Es importante que el tobillo, el gemelo y el Tendón de Aquiles estén flexibles para prevenir la fascitis plantar. Para conseguirlo, es imprescindible realizar ejercicios de estiramiento del pie y de la pantorrilla, sobre todo antes del ejercicio físico.

Consulte con una podiatra si ha cambiado de calzado y ha probado los remedios caseros arriba expuestos durante una o dos semanas, pero le siguen doliendo los pies. Cuando consulte a la especialista, lleve sus zapatos viejos, ya que con sólo ver el tipo de desgaste que tienen, el doctor posiblemente determine qué provoca el dolor de pies o talones.

Recibir atención médica inmediata si se siente dolor (después de un “mal paso” o resbalón) acompañado de supuración o decoloración . Ciertos problemas —por ejemplo, fracturas de huesos o nervios pellizcados únicamente se corrigen con atención médica.

Si el dolor no se controla tras un año de tratamiento con analgésicos y antiinflamatorios, infiltraciones de corticoides, estiramientos, fisioterapia, férulas nocturnas, reposo, uso de plantillas ortopédicas y buen calzado, puede ser necesaria la cirugía, pero como toda intervención tiene sus riesgos y no siempre acaba con las molestias por completo.

Publicidad