Deficiencia de minerales: síntomas y cómo evitarlo

186
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
WhatsApp

Seguir una dieta saludable y completa no se trata de una cuestión de modas, sino que de ello depende, en gran medida, nuestro propio estado de salud. Los alimentos que tenemos a nuestro alcance, especialmente en su forma más natural, nos permiten disfrutar de beneficios que nuestro cuerpo necesita para trabajar de una manera eficiente. Desde los hidratos a las proteínas, desde las vitaminas a los minerales, todo lo que nos aportan los alimentos nos sirve para estar bien preparados para cualquier tipo de situación.

Publicidad

Y es que el no llevar una dieta plenamente saludablenos hará estar más débiles y por tanto, más expuestos a posibles peligros y enfermedades. No solo estamos hablando de comer bien para no engordar, o no tomar grasas saturadas para que no se nos acumulen en nuestras arterías, sino de proveer a nuestro cuerpo de todo lo que necesita para trabajar correctamente. Cuando alguno de estos aportes falta, el organismo se resiente. Así ocurre, por ejemplo, cuando no tomamos suficientes minerales y dejamos que nuestro cuerpo quede a expensas de cualquier amenaza exterior, sin protegerlo debidamente.

Síntomas de la deficiencia de minerales

Hay minerales que el cuerpo es incapaz de producir por sí mismo, y solo un buen aporte de ellos nos mantendrá protegidos y sanos, a la vez que permitirá a los huesos, músculos, órganos y tejidos de nuestro organismo el poder trabajar correctamente.

Cuando no tomamos suficientes alimentos que nos aporten este tipo de minerales, lo notamos en nuestro cuerpo, ya que nos volvemos más débiles. El bajo nivel de cada uno de ellos (calcio, hierro, potasio) nos afectará de una manera diferente, provocándonos problemas como el cansancio, la debilidad ósea o la anemia, uno de los síntomas más comunes de la falta de un micronutriente esencial como son los minerales.

La ausencia de minerales en nuestro cuerpo puede ser especialmente perjudicial en las primeras etapas de nuestra vida, cuando todavía estamos en pleno crecimiento y estos minerales son más necesarios que nunca. De la misma forma, por el deterioro natural del cuerpo, llevar una dieta rica en minerales es también algo indispensable a medida que avanza nuestra edad, sobre todo el hierro y el calcio, para proteger nuestros huesos y evitar así la osteoporosis.

Otro problema común a las personas que no toman suficientes minerales es la degradación del riñón, derivando en problemas renales que pueden verse agravados si nuestra alimentación no es la más correcta.

Cómo evitar esta deficiencia

No hace falta demasiado para disfrutar de una buena alimentación rica en minerales, que será la base para evitar ese tipo de problemas que hemos desarrollado anteriormente. Hay alimentos especialmente indicados para ello, por su gran aporte en minerales, como puede ser el pescado azul, las legumbres, el arroz o los frutos secos, que son una magnífica fuente de hierro, potasio o magnesio. Todos los minerales tienen una función específica en nuestro cuerpo, así que no vale solo con tomar un tipo de alimento que nos aporte un solo tipo de mineral, sino que debemos tomar de todo.

Esa alimentación sana y equilibrada, además de variada, no solo nos ayudará a mantener buenos niveles de minerales en nuestro organismo, sino que también nos permitirá vivir más sanos y felices,porque además de estos minerales, esos alimentos aportan nutrientes y vitaminas que son perfectas para estar siempre en forma.

Una alimentación de este tipo suele ser también la solución inmediata a los problemas de peso de cualquier persona. Comer bien no es un capricho, debería ser una obligación para todo el que desee estar a gusto consigo mismo.

Artículo anteriorComo aliviar tu Dolor de Rodillas, Huesos, y Articulaciones con este Remedio Casero
Artículo siguienteLicuados Para Frenar El Envejecimiento: Combate La Vejez Fácilmente