Lo que nunca te han contado sobre las dietas hiperproteicas

50
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Lo que nunca te han contado sobre las dietas hiperproteicas

Publicidad

Las dietas hiperproteicas están de moda por ser una de las opciones dietéticas de muchas celebrities. Unas dietas que se caracterizan por ser bajas en hidratos de carbono y elevadas en consumo de proteínas, con un claro desequilibrio nutricional que puede ser contraproducente si se mantiene durante un largo período de tiempo. La polémica sobre este tipo de dietas se avivó con la críticas negativas hacia dietas como la famosa dieta Dukan, también de tipo proteico.

Las conclusiones de los especialistas apuntaban a una sobrecarga hepática y renal, cetosis, aumento del ácido úrico y un efecto rebote importante. Si deseas saber más sobre este tipo de dietas, en este artículo recogemos todo lo que nunca te han contado sobre las dietas hiperproteicas y que debes saber antes de dar comienzo a cualquier dieta de adelgazamiento de estas características. ¡Toma nota y elige bien tu dieta!

¿Qué son las dietas hiperproteicas?

Como ya hemos apuntado, una dieta proteica es una dieta muy rica en proteína, relegándose a una segundo plano a los carbohidratos. El gran atractivo de este tipo de dietas es que no se disminuyen las calorías, siendo una opción mucho más atractiva ya que no se asegura que no se va a pasar hambre y se va a conseguir bajar peso de forma más sencilla que en una dieta baja en calorías. Las proteínas son mucho más saciantes, aportando pocas calorías y mucha energía, siendo también más elevado el gasto de calorías en la digestión de las proteínas. Además, las dietas proteicas permiten perder peso de forma más rápida, un factor por el que es aconsejable seguir este tipo de dietas con la supervisión de un especialista y siempre de forma puntual, nunca de forma continuada.

udra11 || Shutterstock

Otros aspectos positivos de estas dietas hiperproteicas es que te permiten aumentar la masa muscular y comer todo tipo de carnespescadoslácteosverdurasfrutassemillasfrutos secos, etcétera. Una variedad que harán más llevadero el período de dieta, además de obligarnos a centrarnos en alimentos más naturales y abandonar las grasas trans, los alimentos procesados, los refrescos, la repostería, entre otros.

Pero, ¿qué inconvenientes pueden tener las dietas hiperproteicas para tu salud?

Ya hemos ido adelantándote algunas de las reticencias que los especialistas muestran hacia este tipo de dietas basadas en un único tipo de nutrientes y en las que se excluyen por completo otros. Así, una de las consecuencias de no ingerir carbohidratos es la formación de cuerpos cetónicos o cetosis. Este proceso tiene lugar al tener que recurrir el organismo a las grasas acumuladas en el cuerpo para transformarlas en energía, algo que puede conllevar alteraciones del sistema nervioso y arritmias.

Por otra parte, al ingerirse solo proteínas, y las grasas que estás contienen, se somete a un sobreesfuerzo renal y hepático por tener que eliminar mayor cantidad de proteína sobrante. Este esfuerzo puede agravar enfermedades ya presentes o que precipite la aparición de otras nuevas.

Asimismo, al no ser dietas equilibradas, el cuerpo pierde peso y volumen a partir del agua, proteínas de la masa magra y del glucógeno, mientras que la grasa permanece y se forman las cetonas por ausencia o disminución de la ingesta de hidratos de carbono. La cetosis trae consigo fatiga y náuseas, haciendo muy complicado seguir la dieta de forma activa y sana. Otros efectos indeseados son una elevación de los niveles de ácido úrico y una disminución de los niveles de calcio al absorberse éste en menores cantidades.

Unas consecuencias negativas que te forzarán a abandonar la dieta y sufrir otro de los efectos indeseados de estas dieta, el efecto rebote o efecto yo-yó.

Artículo anterior¿Qué son los polifenoles y en qué alimentos se encuentran?
Artículo siguienteInvestigadores españoles descubren una molécula que revierte la neurodegeneración del párkinson