¿Qué son los polifenoles y en qué alimentos se encuentran?

49
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

¿Qué son los polifenoles y en qué alimentos se encuentran?

Publicidad

Nuestro organismo está compuesto por millones de células que, con el paso del tiempo, van degenerándose a través de un proceso de oxidación. Por ello, es tan necesaria la ingesta de alimentos antioxidantes en la dieta. Descubre qué son los polifenoles y en qué alimentos se encuentran, a continuación.

Descubre los tipos de polifenoles que existen y dónde encontrarlos

La oxidación celular es una reacción química que se produce segundo a segundo de nuestro día a día cuando realizamos cualquier tipo de actividad que queme energía. Pero, la oxidación es la responsable directa de que nuestro organismo envejezca, por ello nos salen las arrugas, el rostro pierde sus contornos naturales, y aparece la flacidez y las manchas en la piel.

Sin embargo, aunque el envejecimiento es ley de vida para todos los seres humanos, el proceso de oxidación de las células se puede, al menos, ralentizar a través de los antioxidantes y de los alimentos que los contienen. En este sentido, los polifenoles son buenos aliados para frenar el envejecimiento ya que son micronutrientes con una alta actividad antioxidante en el organismo. Pero también tienen el poder de actuar como prebióticos, al aumentar el índice de bacterias beneficiosas en el intestino, lo que nos ayuda a prevenir ciertas enfermedades.

Si hasta ahora no sabías nada acerca de los polifenoles, te interesará conocer que existen hasta cuatro tipos distintos, según el número de anillos de fenol que contengan cada uno de ellos.

Los flavonoides, que son polifenoles con propiedades antioxidantes pero también antiinflamatorias. Están sobre todo presentes en las frutas, los vegetales, el té verde y el vino.

Los estilbenos, que se encuentran en el vino y también en algunos frutos secos como los cacahuetes.

Los lignanos, que se encuentran sobre todo en las legumbres, en las semillas de linazao en las algas.

Los ácidos fenólicos, que se encuentran presentes en el té verde, en la canela, y en algunas frutas como el kiwi, la manzana o las cerezas.

Según reconocen los expertos, en una dieta diaria normal solemos ingerir entre 50 y 800 mg de polifenoles. Sin embargo, se ha descubierto que si superamos este valor nuestro organismo se beneficiará de una dosis interesante de antioxidantes.

futuristman || Shutterstock

Existen alimentos con una alta carga de polifenoles, pero también es posible comprar suplementos de polifenoles que suelen derivar del extracto de diferentes semillas, incluso de la cáscara de la uva o de la pulpa de la aceituna. Además, los polifenoles están también relacionados con el equilibrio de la flora intestinal, por lo que consumir alimentos ricos en polifenoles o suplementos a base de polifenoles te beneficiarás también de un efecto prebiótico.

Entre los alimentos que contienen una mayor dosis de polifenoles destacan, por ejemplo, algunas legumbres como lentejasjudíasguisantes y soja, que poseen polifenoles como los flavonoides. También es conveniente tomar té verde y vino tinto, ya que contienen catequinas, una categorías de polifenoles muy efectiva para combatir el estrés oxidativo de las células.

Asimismo, las frutas y verduras que presentan una coloración rojiza o morada, como la berenjena, la col lombarda o la remolacha, son ricas en quercetina. Y las uvas, las fresas, la granada, y las frambuesas contienen altas dosis de kanferol y hesperetina.

También puedes tomar quercetina y miricetina a través de los tomates, las cebollas, los ajos o pimientos. Y algunos cereales integrales como el trigo sarraceno, contienen ligninas y lignanos, que también son nutrientes derivados de los polifenoles.

Y si eres un auténtico fan del chocolate o de la cerveza, no dejes de tomarlos, ya que ambos alimentos te ofrecen una buena dosis de polifenoles de diferentes tipos, como los taninos, galocatequinas y resveratrol.

Artículo anteriorCómo usar laurel para el tratamiento de la diabetes
Artículo siguienteLo que nunca te han contado sobre las dietas hiperproteicas