4 Cosas que deberíamos tener en cuenta al lavarnos los dientes para que no se estropeen con el tiempo

0
124
Ad

Publicidad

¿Sabes cuánto y cómo lavarte los dientes? Seguramente respondas con un sonoro “SÍ” sin dudarlo. Después de todo, es una tarea que llevas haciendo desde pequeño, ¿cómo ibas a estar haciéndolo mal?

Pues sorprendentemente, la última Encuesta sobre la Salud Bucodental de los Españoles, realizada en 2010 por el Consejo de Dentistas, recogía que un 12% de los españoles no se cepilla a diario y un 2,3% no lo hace nunca.

Quizás estés entre el 85% restante pero no quiere decir que lo estés haciendo totalmente bien. Sin ir más lejos un 30% de los encuestados descubrieron que no se lavaban tantas veces al día como deberían. Luego están otros asuntos como el tipo de cepillo que debemos usar o la cantidad de pasta que debemos poner.

Una vez que hayas terminado de leer las recomendaciones, vuelve al principio y responde: ¿Sabes cómo lavarte los dientes? Quizás para entonces la respuesta cambie.

A continuación te mostramos algunas pautas generales que debes tener en cuenta para tener tus dientes sanos y fuertes por mucho tiempo:

Pasta y cepillo

con-el-tiempo.jpg”>Pexels

Como ya sabemos, para cepillarnos los dientes necesitamos dos instrumentos: el cepillo y la pasta. Pero no vale cualquiera, hay que saber elegirlos. El cepillo debe ser suave o medio en función de cada persona y debe estar en buen estado de conservación(habría que renovarlo cada tres meses aproximadamente).

En cuestión de pasta no sólo importa cuál, también el cuánto. Con una dosis del tamaño de un guisante sería suficiente. Por otro lado, la pasta debe tener flúor para ayudar a la remineralización de los dientes, lo que les otorga mayor dureza y resistencia contra la acción de los ácidos y las bacterias.

Una pasta fluorada es importante y no lo es tanto una blanqueadora, cuyo efecto suele ser menor de lo esperado.

Cepillar dos veces al día como mínimo

con-el-tiempo-1.jpg”>Ollyy / Shutterstock

Lo ideal en higiene bucondental es cepillarse justo después de cada comida, pero teniendo en cuenta que los expertos en nutrición recomiendan realizar cinco comidas diarias, puede parecer una tarea bastante imposible.

Como mínimo debemos lavarnos los dientes dos veces al día, una después del desayuno y la otra, la más importante, después de la cena. La recomendación es que si sólo se hacen dos cepillados, el segundo debe ser tras el desayuno para que no pasen demasiadas horas sin cepillarse.

A partir de más de 10 horas pueden producirse más bacterias en la boca, que son las que producen las caries.

con-el-tiempo-2.jpg”>bbernard / Shutterstock

Si el cepillado de la mañana es importante, más lo es el de la noche. Durante el sueño se produce menos saliva, un componente natural de nuestro organismo que tiene la misión de defender y proteger la boca. A todo esto se une que al dormir no hay movimiento de la lengua ni de los labios que contribuyen al llamado mecanismo de autolimpieza.

Es por ello que el lavado nocturno resulta imprescindible. Debe hacerse a conciencia utilizando hilo dental para llegar a los espacios a los que no llega el cepillo y donde se estancan las bacterias que darán paso a las caries, y es bueno acabar la limpieza con un colutorio, que en ningún caso puede sustituir al cepillado.

¿Cómo hacer el cepillado?

con-el-tiempo-3.jpg”>funnyangel / Shutterstock

No hace falta saltar de la mesa inmediatamente después de comer para irse a lavar los dientes, pero tampoco hay que dejar esperar demasiado tiempo para realizar el proceso.

La duración del cepillado y el método utilizado son claves fundamentales en el éxito del cepillado. El tiempo debe ser de 2 a 3 minutos y los movimientos deben ser cortos de ida y vuelta para limpiar las superficies externas, las superficies internas y las superficies de masticación de todos los dientes.

Para eliminar la suciedad de entre los dientes, se deben realizar movimientos verticales. El uso de hilo dental una vez al día eliminará cualquier resto de que suciedad o placa bacteriana que pueda quedar entre los dientes.

En el dentista

con-el-tiempo-4.jpg”>HconQ / Shutterstock

Además de cepillarse los dientes a diario, también es importante que un dentista se encargue de limpiarlos un par de veces al año. Este tipo de limpiezas ayudan a eliminar los depósitos endurecidos de los dientes que el cepillado diario no puede eliminar, y así prevenir cualquier enfermedad en las encías.

Lo recomendable sería que te realizases una limpieza profesional al menos dos veces al año si tus dientes están sanos, y más a menudo si tienes problemas específicos de salud bucal.

Entonces, ¿sabes cuánto y cómo lavarte los dientes? ¡Déjanos tu respuesta en los comentarios!

¡Compártelo con todos tus amigos!

 

Publicidad