Escaramujo, vitalidad en otoño

66

Publicidad

El escaramujo es el fruto del rosal silvestre. Un regalo que nos ofrece la naturaleza en otoño, una autentica cápsula de vitalidad y energía y con un alto aporte en vitamina C (entre 1700-2000 mg por cada 100 g de articulo seco), lo que lo convierte en una de las fuentes vegetales más abundantes de esta vitamina, más que la naranja (53 mg/100gr).

Una cápsula de concentrado de escaramujo equivaldría a 10 litros de jugo de naranja. Cuantiosos investigaciones revelan una acción eficiente del escaramujo en el metodo del dolor y de la hinchazón, tambien tiene un efecto defensor del cartílago y en tejidos elásticos participantes en el movimiento, disminuyendo el dolor y la rigidez articular.

Su nombre popular, tapaculos, alude a su poder astringente por su alto aporte en taninos lo que lo realiza adecuado para diarreas o para sintomas de boca y garganta en figura de enjuagues y gargarismos.

Los escaramujos maduran entre mediados de septiembre y octubre. Se pueden comer con demasiado atención, solamente la parte de la dermis y la pulpa exterior del fruto impidiendo comer las semillas y los pelitos que las rodean que pueden quedar en la garganta. No son frutos tóxicos pero poseen esta particularidad. Por su alto aporte en taninos, además tienden, a ser astringentes y pueden causar estreñimiento, de ahí su nombre normal “tapaculos”.

Para recoger los escaramujos hay que llevar guantes y podaderas pues el rosal silvestre tiene gran cantidad espinas.

Una vez recolectados se puede secarlos y tomarlos en infusión, añadir uno o dos a diferentes infusiones en las que aportará su contenido en antioxidantes vitaminas y minerales. O bien hacer mermelada de escaramujo.

Infusión de escaramujos

10 gramos por litro de agua. Se puede elaborar con escaramujos frescos o secos. igualmente se puede añadir un escaramujo o dos sobre alguna otra infusión que hayamos realizado sobre todo en tiempo de otoño e invierno.

Consumir una o dos al día en tiempo de otoño e invierno.

De propiedades protectoras e inmunoestimulantes para prevención de procesos catarrales.

Apoyo en procesos inflamatorios.

En uso exterior en enjuagues y gargarismos en sintomas bucales y de garganta.

Mermelada de Escaramujo

Aunque laboriosa, es la mermelada más exquisita que he probado, todo un tesoro con el que acompañar un desayuno o merienda.

Para ello recogeremos los escaramujos y tras lavarlos, les quitaremos los dos extremos: la base y el pedúnculo. Escaramujos lavados y preparados para la preparación de mermelada:

Echarlos en una cazuela y cubrirlos con agua.

Calentar sin que llegue a hervir y mientras con un mazo ir presionando, hasta que veamos que se figura una especie de papilla.

Colar con pasapuré para suprimir las semillas y los pelitos que las acompañan.

Añadir el jugo de dos limones y por cada 400 gr de esta papilla añadir 300 gramos de azúcar integral de caña o panela. Calentar suavemente hasta que se disuelva todo el azúcar.

Envasar en tarros previamente esterilizados (hervir durante 15 minutos).

En el momento que enfríen taparlos y volcar boca abajo para hacer el vacío. Así nos durará unos 3 o 4 meses aproximadamente. Si queremos mayor duración hemos de hervir los tarros cerrados y ya con la mermelada envasada unos 20 minutos con agua, cubriéndolos.

Publicidad