Jabón de azufre

0
161
Ad

Publicidad

El jabón de azufre es uno de los tratamientos más recetados por los médicos dermatólogos para tratar afecciones e infecciones de la piel. Conoce para qué sirve y descubre cómo actúa en el órganos más grande del cuerpo humano.

El azufre es un mineral que interviene en muchas funciones del cuerpo humano como la producción de hormonas y la formación del sistema óseo. Sin embargo, es el uso tópico de este mineral el que lo ha convertido en un excelente aliado para mejorara afecciones de la piel, combatir problemas estéticos e, incluso, frenar la caída del cabello. ¿Lo sabías?

Existen muchas formas de aprovechar las propiedades de este mineral, sin embargo, es el jabón de azufre la presentación más utilizada por ser muy fácil de conseguir y de usar. ¿Quieres saber todos los beneficios que ofrece una barra de jabón de azufre? Entonces lee con detenimiento este artículo de eSalud donde podrás conocer las propiedades, usos y beneficios del jabón de azufre.

Propiedades del jabón de azufre

El azufre es un mineral que está presente en el cuerpo humano en pocas cantidades y se obtiene principalmente a través del consumo de proteínas. El azufre abunda en la naturaleza y con el paso de los años se han estudiado sus propiedades curativas, siendo en la actualidad uno de los minerales más utilizados en tratamientos de belleza, cosmética y salud dermatológica.

La acción del azufre puede ser muy intensa, por esta razón se recomienda su uso en baja concentraciones. La forma más convencional de usar este mineral de manera tópica es a través del jabón de azufre, el cual suele contener 5% de concentración de azufre mezclado con otros ingredientes igual de beneficiosos para la piel como la glicerina, aceites esenciales y sustancias hidratantes. En la actualidad son cada vez más las personas que se han animado a utilizar en jabón de azufre en su rutina diaria de higiene debido a las muchas propiedades que ofrece, tales como:

Ayuda a combatir el acné

El acné es una afección dermatológica e inflamatoria que causa la formación de comedones, espinillas o puntos negros y es muy común durante la adolescencia y demás procesos que implican cambios hormonales. El acné se produce en gran parte debido a una acumulación excesiva de sebo y bacterias dentro de los poros de la piel. El jabón de azufre, gracias a su poder astringente y antibacteriano, ayuda a eliminar el exceso de grasa en la zona a tratar y combate las bacterias que puedan estar ayudando a la formación de comedones propios del acné.

Mejora la psoriasis

La psoriasis es una enfermedad autoinmune que afecta el tejido al formar parches dolorosos de piel engrosada, enrojecida y con escamas. El rostro, el cuero cabelludo, los hombros, las palmas de las manos y las plantas de los pies son algunas de las zonas del cuerpo humano que más se ven afectadas por la acción de esta enfermedad.  El jabón de azufre es recetado por muchos dermatólogos como parte del tratamiento de la psoriasis, ya que sus propiedades antibacterianas y desinfectantes ayudan a mantener al margen la formación de parches.

Dermatitis seborreica

Esta condición dermatológica suele afectar mayormente el rostro, el cuero cabelludo y el torso. La dermatitis seborreica causa una alteración en las glándulas sebáceas haciendo que estas produzcan mayor cantidad de sebo de lo normal, lo cual provoca escamas blancas o amarillas, enrojecimientos, parches, prurito, pérdida del cabello y zonas de la piel muy aceitosas. Por su capacidad para regular el exceso de grasa en el tejido y sus propiedades astringentes y desinfectantes, el jabón de azufre es comúnmente recetado como tratamiento complementario de la dermatitis seborreica.

¿Cabello graso?

Así como el jabón de azufre ayuda a controlar el exceso de sebo en la piel, así actúa en el cuero cabelludo. Por esta razón este jabón natural es muy utilizado como champú, ya que ayuda a regular las cabelleras grasas o con caspa. En el mercado también se encuentran un sinfín de fórmulas de champú que contienen azufre como principal ingrediente activo.

Manchas en la piel

La mayoría de las afecciones dermatológicas mencionadas anteriormente afectan la apariencia de la piel dejando marcas en las zonas donde aparecen las lesiones cutáneas. Al aplicar jabón de azufre sobre la piel también conseguimos mejorar y corregir el tono de la piel para lucir un tejido más uniforme.

Teniendo en cuenta los distintos beneficios que el azufre ofrece para la piel y su potente acción para detener las rojeces y lesiones infecciosas que afectan la dermis, no es de extrañar que hoy en día existan tantas formas de usar este mineral en la piel, pues en el mercado podremos encontrar jabón de azufre, pomadas de azufre, mascarillas de azufre, cosméticos con azufre y hasta limpiadoras faciales con azufre.

Cómo usar el jabón de azufre en la piel y el cabello

Lo ideal es comprar una pastilla de jabón de azufre. Cuando la tengas, humedece tus manos junto con la pastilla en el grifo de agua, luego frota e jabón para hacer espuma y aplícalo en la zona afectada. Masajea durante 1 minuto y luego retira el jabón de azufre con abundante agua. Es importante evitar el contacto del jabón con los ojos y el contorno de los mismos. De igual  modo, una vez que apliques el jabón de azufre, lava bien tus manos y aplica crema hidratante para evitar que se sequen demasiado.

La frecuencia del uso del jabón de azufre puede variar dependiendo de las necesidades de cada piel, veamos:

Para el acné: lavar la zona afectada todas las noches y dejar actuar el jabón durante 15 minutos. Luego enjuagar con agua fría para cerrar los poros.

Para la psoriasis: lavar la zona afectada una vez al día por la noche con agua a temperatura ambiente.

Para la dermatitis: debe usarse únicamente el tiempo indicado por el especialista médico, ya que la piel con dermatitis es muy delicada y el azufre puede llegar a secarla en exceso.

Después de aplicar jabón de azufre en cualquier parte del cuerpo se recomienda usar una loción hidratante, puede ser gel de aloe vera, para evitar que el azufre reseque tanto la piel y pueda llegar a lastimarla.

En el caso del cabello, lo ideal es preferir un champú que contenga entre 5% y 10% de azufre para lavar el cabello a diario durante 30 días. Después de este tiempo se recomienda suspender su uso para evitar que el cabello se seque en exceso y se maltrate.

Contraindicaciones del jabón de azufre

Aunque el jabón de azufre no es dañino ni abrasivo, en los siguientes casos no se recomienda su uso:

Pieles muy secas que pueden llegar a descamarse con la acción del azufre.

Mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

El jabón de azufre no se debe usar más de una vez al día.

Cualquier efecto negativo después de usar el jabón debe ser consultado con el médico dermatólogo.

Dónde comprar jabón de azufre

El jabón de azufre es muy fácil de conseguir, seguro te lo has tropezado un par de veces mientras haces la compra y ni te has enterado. Farmacias, herboristerías y perfumerías suelen tener gran variedad de jabones de azufre. De igual modo, siempre será más seguro pedir a tu médico que te recomiende alguna marca y así te vas por lo seguro.

Publicidad