5 soluciones caseros que te colaboran a lubricar tu zona íntima de figura natural

480

Publicidad

La pérdida de la humedad natural de la zona íntima suele producirse debido a los cambios hormonales, casi siempre por la disminución en los niveles de estrógenos.

Esto crea una alteración del pH natural de la flora microbiana, un montón de bacterias saludables que cuidan el área frente al ataque de virus, levaduras y bacterias.

Al lado a esto, la dermis delicada tiende a irritarse y se producen síntomas como el picor vaginal, los malos olores y el dolor durante las relaciones sexuales.

Lo más preocupante es que también crece la tendencia a sufrir infecciones y, debido a los síntomas, afecta el desempeño sexual.

Por esto es muy notable ofrecerle un metodo, eligiendo componentes con cualidades lubricantes que sean aptos para el uso en esta zona.

En esta ocasión queremos compartir 5 alternativas naturales, ideales para calmar este inconveniente sin tener que gastar muy.

¿Te animas a probarlos?

1. Aloe vera y aceite indispensable de árbol de té

El gel de aloe vera combinado con un poco de aceite indispensable de árbol de té nos brinda un lubricante 100% natural, perfecta para humedecer y defender la zona íntima.

Sus cualidades antibacterianas y antifúngicas frenan el crecimiento de los microorganismos infecciosos, impidiendo que alteren el pH vaginal.

Componentes

3 cucharadas de aloe vera (45 g)

5 gotas de aceite indispensable de árbol de té

Preparación

Introduce el gel de aloe vera en un envase y mézclalo con el aceite indispensable de árbol de té.

Modo de aplicación

Frota el articulo en las áreas exteriores de la vagina y, si lo consideras imprescindible, repite su uso 2 veces al día.

Lee también: Mascarillas de aloe vera para cada tipo de dermis

2. Infusión de manzanilla

La aplicación de infusión de manzanilla en la zona íntima puede contrarrestar la pérdida de fluidos que provoca picor e irritación.

Esta planta posee cualidades antiinflamatorias y antibacterianas que alivian la zona sin alterar su flora natural.

Componentes

3 cucharadas de flores de manzanilla (15 g)

2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

Incorpora las flores de manzanilla en el agua hirviendo, tápalo y espera que repose 20 minutos.

Despues, filtra el líquido con un colador y procede a utilizarlo.

Modo de aplicación

Usa la infusión de manzanilla para limpiar la zona vaginal, 2 o 3 veces al día.

Repite su aplicación todos los días.

3. Leche de cúrcuma

La mezcla de cúrcuma con leche brinda un remedio con cualidades antibióticas y lubricantes, idóneas para proteger la zona íntima ante la existencia de agentes infecciosos.

Sus compuestos calman la inflamación y aumentan la producción de fluidos naturales.

Componentes

1 cucharada de cúrcuma (10 g)

6 cucharadas de leche (60 ml)

Preparación

Incorpora los componentes en un envase y mézclalos hasta obtener una pasta.

Modo de aplicación

Frota la pasta sobre las zonas exteriores de la vagina y deja que actúe 15 minutos.

Enjuaga y repite su uso, por lo menos, 3 veces a la semana.

Visita este artículo: 8 utilidades de la cúrcuma que te gustará saber

4. Té de semillas de fenogreco

Las semillas de fenogreco poseen ácidos grasos y antioxidantes que, en montón, promueven la humectación natural de la parte íntima.

Estas estimulan la actividad de las bacterias saludables y previenen el aumento de infecciones.

Componentes

1 cucharada de semillas de fenogreco (10 g)

1 taza de agua (250 ml)

Preparación

Echa las semillas de fenogreco en una olla con agua y déjala hervir 5 minutos.

Pasado este tiempo, espera que repose a temperatura entorno hasta que sea apta para su uso.

Modo de aplicación

Lava las áreas exteriores de tu zona íntima con el té de fenogreco.

Úsalo todos los días hasta restablecer el pH.

5. Infusión de caléndula

Las flores de caléndula poseen activos antiinflamatorios y antisépticos que colaboran a evitar las infecciones en la vagina.

Su preparación en infusión nos aporta un lubricante natural que, tras ser aplicado, estimula la producción de fluidos saludables, regulando el pH.

Componentes

4 cucharadas de caléndula (40 g)

2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

Pon a calentar las tazas de agua y, en el momento que alcancen llegar al punto de ebullición, retíralas del fuego y agrégales la caléndula.

Deja que la infusión repose un par de horas, o bien, ponla en el refrigerador para que se enfríe anteriormente.

Modo de aplicación

Realiza baños de asiento con el líquido o aplícalo con un baño.

Úsalo todos los días.

¿Tienes sequedad e irritación en tu zona V? Si estás teniendo dificultades para producir flujos naturales, evidencia estos soluciones para contrarrestar los síntomas.

Por supuesto, para óptimos efectos, complementa su uso con el consumo de agua y alimentos saludables.

Publicidad