Los Griegos llamaban a la Moringa el árbol de la eterna juventud. Esta es la provoca.

440

La moringa, el Árbol de la Eterna Juventud, ya era conocido en la antigüedad por griegos, romanos y egipcios que habían descubierto sus cualidades curativas. También se usa en la India, en la medicina Ayurveda, y tambien hoy en día ha ganado gran popularidad, dado que poco a poco muchos están volviendo a las viejas prácticas de la medicina natural.

Publicidad

Una de las mayores virtudes que ofrece la Moringa es que se trata de un árbol de hoja perenne que crece muy rápido y prácticamente todo es aprovechable y comestible. Las hojas pueden consumirse frescas como un ingrediente más en ensaladas o pueden mezclarse con diferentes verduras y hortalizas para elaborar sopas y guisos. También pueden desecarse y almacenarse deshidratadas. Con las semillas de la Moringa se pueden elaborar aceites comestibles.

Este árbol es casi milagroso para algunas sociedades de países pobres que poseen dificultades para localizar el alimento y en donde el crecimiento infantil es lento. La Moringa es una opción para el aumento infantil, puntualmente enfocado en el aumento cerebral y en las capacidades cognitivas.

Posee un alto valor proteico y es altamente apreciado por las madres que dan de mamar porque el consumo de las hojas incrementa la producción de leche.

La Moringa también cuenta con flores que son comestibles y que pueden incluirse como un ingrediente más en ensaladas. Posee grandes dosis de vitaminas, minerales, proteínas y aminoácidos y en sus raíces gruesas y muy similares a la zanahoria hallamos otra fuente de alimento que puede molerse y son aptas para elaborar infusiones.

Entre sus aportes principales hallamos que cuenta con valiosos dosis de vitamina A, vitamina C, potasio, hierro, fósforo y proteínas.

La vitamina A, es decir los betacarotenos, previenen los dificultades en la vision y los antioxidantes al lado con los flavonoides, colaboran a prevenir el efecto nocivo de los radicales libres en el cuerpo. Sus compuestos aplazan el vejez porque además cuenta con todas las vitaminas del grupo B.

Las pequeñas hojas de la Moringa al lado con las vainas suman minerales y aminoácidos como el calcio, cobre, magnesio, manganeso, selenio, cromo, hierro y zinc.

¿Y en qué nos beneficia concretamente la Moringa?

Este árbol es un proveedor de nutrientes sin igual. La concentración de vitaminas, proteínas y minerales hace de la Moringa una opción válida para prevenir ciertas dolencias y tambien luchar diferentes tantas.

Contrariamente a lo que se pueda pensar, las hojas secas y deshidratadas concentran mayor cantidad de nutrientes que las hojas frescas y la relación con otros alimentos es más o menos esta:

– Posee más vitaminas que la zanahoria. Las hojas frescas, 4 veces más. Las hojas secas, 10 veces más.

– Posee más potasio que las bananas. Las hojas frescas, 3 veces más. Las hojas secas, 15 veces más.

– Posee más calcio que la leche. Las hojas frescas, 4 veces más. Las hojas secas, 15 veces más.

– Posee más hierro que las espinacas. Las hojas frescas, 4 veces más. Las hojas secas, 25 veces más.

Vamos a saber que relación directa posee la Moringa con el metodo de distintas dolencias o el efecto preventivo sobre diferentes. No dejes de utilizarla para:

– Calmar los efectos de la diabetes.
– Luchar el colesterol.
– Prevenir el vejez prematuro.
– Luchar la ictericia.
– Suprimir hongos.
– Actuar como antiinflamatorio.
– Actuar como diurético.
– Luchar la anemia.

– Usar como antimicrobiano.
– Evitar dificultades en la vision.
– Usar como antibacteriano.
– Luchar la hepatitis.
– Calmar dolencias respiratorias.
– Contrarrestar la hipertensión.
– Calmar dolencias renales y hepáticas.
– Usar como analgésico en dolencias articulares crónicas.
– Luchar la formación de células cancerígenas.
– Evitar dificultades cardíacos.
– Impulsar una buena circulación sanguínea.
– Fomentar la digestión y propiciar un buen tránsito intestinal.

¿Cómo tomar la Moringa?

Hay varias formas de añadir todos los nutrientes y los utilidades que ofrece este árbol maravilloso. Vamos a saber algunas.

– Té de Moringa: El té puede prepararse a partir de las hojas secas que previamente limpiarás muy bien. Hervir agua bastante, retirar del fuego, introducir las hojas y dejar reposar por 10 minutos. Colar y beber. (Recuerda no hervir las hojas porque perderán sus nutrientes).

– Hojas de Moringa: Las hojas pueden consumirse directamente masticándolas o combinándolas como un ingrediente más en ensaladas. Hasta 10 hojas, es un número diario perfecta para tomar.

– Semillas de Moringa: Las semillas poseen altos contenidos de Omega3, Omega6 y Omega9. También pueden prepararse en infusiones con las semillas machacadas.

– Moringa en polvo: Este tipo de presentación de Moringa que se adquieren las herboristerías es demasiado más concentrado, de modo que una cucharada al día en el desayuno será bastante pero otra en la noche te asegura una buena digestión y propicia el buen descanso.

– Moringa en cápsulas: Esta es una figura de administración fácil y sencillo de las cualidades de la Moringa. Concentran todos los nutrientes y se aconseja tomarlas anteriormente de las comidas.

Publicidad