Soluciones con karité para la salud y belleza

244

Vitellaria paradoxa MS4195.JPG

Publicidad

El karité es un árbol de la sabana del oeste de África perteneciente a la familia de las saponáceas y que puede llegar a vivir hasta 300 años

De todo el árbol, sus frutos son  las más utilizados los cuales son recolectados y despues puestos a secar. De ellos, se consigue la manteca de karité por medio una figura muy artesanal.  

En este sentido, se  trituran los frutos a mano, despues se calientan y se muelen hasta conseguir una pasta espesa. Se añade agua y se hierve

Posterior al procedimiento de ebullición, se saca la parte superior y se deja enfriar. Al enducerse se consigue la manteca de karité cruda.

Ésta posee un color de beige a amarillo con un olor que recuerda a la nuez y es muy usada, desde épocas remotas, por los habitantes de la zona del  lago Rosa de Senegal para defender la dermis del sol.

 

Cualidades curativas

Es un magnifico regenerador celular que, de figura natural, previene el vejez de la dermis y el pelo. Posee cualidades suavizantes, es antiarrugas y defiende de las radiaciones solares.

En ese sentido, según investigaciones, defiende contra la radiación UV y tambien, al ser antiinflamatoria, puede usarse como un metodo mas tarde del sol para suministrar el imprescindible.

El karité es rico en vitamina F, ácido oleico, ácido linolénico, vitamina E y catequinas.

La manteca de karité actúa profundamente en las pieles agrietadas de los talones o las manos en las personas que realizan trabajos al aire.

 

Soluciones populares

Solución con karité para las arrugas:  Colocar en baño María 6 g de cera lanette y 30 g de manteca de karité.  Eliminar hasta que quede líquido y añadir 10 g de aceite de rosa mosquera. Seguir removiendo y posteriormente añadir 15 gotas de aceite indispensable de naranja, 2 pizcas de ácido cítrico, 2 pizcas de ácido ascórbico y 155 g de agua mineral.  Al refrescar, poner en un frasco de vidrio de tapa hermética y guardar en la refrigeradora.  Administrar todas las noches sobre las zonas con tendencia a arrugarse.

Solución con karité para evitar las estrías:  Administrar, a diario, manteca de karité pura 100% y dar suaves masajes circulares para evitar las estrías que salen en el abdomen y el pecho por el incremento de tamaño.

Solución con karité para los labios y nariz irritados:  Fundir 30 g de manteca de karité lentamente y despues añadir 10 gotas de aceite indispensable de bergamota.  Conservar en un frasquito de vidrio bien tapado y dejar que se solidifique. Administrar una reducida cantidad sobre la zona afectada. Este remedio está adecuado para los labios agrietados y la nariz irritada por constipados.

Solución con karité para los callos: Fundir 50 g de manteca de karité de figura lenta y despues añadir 20 gotas de aceite indispensable de cedro y 10 gotas de aceite indispensable de mirra. Guardar en un frasquito de vidrio bien tapado y dejar que se solidifique. Administrar una capa generosa de este remedio en las callosidades, cubrir con una gasa y dejar actuar durante la noche.

Solución con karité para repeler los mosquitos: Fundir 50 g de manteca de karité lentamente y adicionar, despues, 30 gotas de aceite indispensable de citronella. Administrar una reducida cantidad en las palmas de las manos, frotar para calentar la manteca y extender por todo el cuerpo para prevenir la picadura.

Solución con karité para las grietas en los talones:  Fundir lentamente 50 g de manteca de karité y mas tarde añadir 10 gotas de aceite indispensable de ciprésy 10 gotas de aceite indispensable de árbol de té. Extender generosamente este remedio sobre los talones agrietados y cubrir con unos calcetines de algodón durante la noche.

Solución con karité para los dolores articulares:  Fundir 100 g de manteca de karité y despues añadir 20 gotas de aceite indispensable de jengibre, 20 gotas de aceite indispensable de romero y 20 gotas de aceite indispensable de manzanilla. Suministrar un masaje suave, pero enérgico, en las zonas doloridas. Si queremos intensificar la acción de este remedio, lo se puede calentar suavemente anteriormente de administrarlo..

Solución con karité para defender los labios de la resequedad  Verter 2 cucharadas de caléndula en una taza de agua que esté hirviendo.  Tapar y dejar refrescar.  Colar.  Separado, colocar, en un envase pequeño en baño María, 1 cucharada de manteca de karité.  Añadir 1 cucharada de aceite de pepitas de albaricoque.  Despues, verter la infusión de caléndula previamente elaborada  Poner en el frasco y tapar bien para poder agitarlo y permitir que la mezcla se emulsione. Guardar en la refrigeradora. Administrar sobre los labios como defensor.

Solución con karité para el eczema Fundir 4 cucharadas de manteca de karité y 2 cucharadas de cera de abeja completamente en el baño maría. Añadir 6 cucharadas de aceite de coco y revolver hasta que se derrita. Guardar en moldes herméticos o frascos de vidrio. Administrar este remedio a diario 2 o 3 veces al día hasta que el eczema desparezca.

Solución con karité para cuero cabelludo irritado, reseco y con picor: Colocar a baño María hasta que quede líquida 1 cucharada de manteca de karité  y mas tarde verter 1 cucharada de aceite de oliva y el contenido de una cápsula de vitamina E.   Dejar que se enfríe, administrar con suavidad en el cuero cabelludo y limpiar el pelo pasado 30-45 minutos.

 

Precauciones y contraindicaciones

Algunas personas son alérgicas a las nueces, y eso puede introducir nueces del árbol de karité. Si es alérgico a las nueces, lo mejor es prevenir la manteca de karité hasta que esté seguro de que no tendrá efecto secundario negativo alguno.

Para asegurarse de conseguir los mejores utilidades para la salud y la curación de la manteca de karité, es notable usar únicamente manteca de karité de alta calidad. Por lo tanto, siempre busque mantequilla de karité orgánica virgen sin refinar.

Inclusive si un articulo de belleza dice que posee manteca de karité, debe recordar que se trata de manteca de karité refinada que ha sido despojada de sus cualidades contra el envejecimiento y cicatrizantes.

Publicidad