¿Huevos blancos o marrones, cuáles son más nutritivos?

339

La polémica sobre los huevos blancos o marrones / cafés, y cuál de ellos es el más nutritivo, ha llenado internet de interrogantes y poca información respaldada, por ello vamos a tratar de arrojar un poco de claridad sobre este tema.

son más nutritivos los huevos marrones o los huevos blancos

Publicidad

Hoy en dia, los huevos simbolizan un pilar fundamental en la dieta diaria, son muy saludables y aportan un significativo valor proteínico al cuerpo. Son uno de la comida más recomendados para comenzar el día o terminarlo con una cena ligera.

¿Huevos blancos o huevos marrones?

Desafortunadamente, se han producido un vasto número de especulaciones y falsas creencias con respecto a este fabuloso alimento, como el plan de que los huevos marrones son demasiado más nutritivos para la salud que los de cáscara blanquecina. en cambio, aquí te respondemos qué tan ciertas son estas teoría.

Primeramente, los huevos varían su color en base a su cadena genética. En diferentes palabras, dependerá de las ramificaciones genéticas de la gallina y su casta, si la misma tiene plumas marrones pondrá huevos color marrón, lo notable es recordar que aunque sean marrones no le darán mayor dureza a la cáscara (otra falsa creencia), ya que esto dependerá de los años que posea el animal. Cuanto más adolescente es, más delicadas serán las cáscaras.

Aporte nutricional de los huevos

Según especialistas de la nutrición, el huevo es un alimento con demasiado potencial. A pesar, que los huevos poseen un alto grado de colesterol, indudablemente son alimentos muy saludables que puedes tomar a diario. Cabe acotar, que si posees alguna patología nutricional debes tener atención con su consumo.

Nutricionalmente, el huevo blanco o marrón de buen tamaño, proporciona al cuerpo más de 80 Kilocalorías (Kcal), de 5 a 13 grasas saludables y 6 gramos (g) proteínicos. igualmente, colaboran con altos valores de vitamina A, B y folato.

Aunque este reconocido que los huevos son altos en colesterol, los investigaciones doctores y nutricionales han llegado a la conclusión que el colesterol benéfico para la salud, es decir, el dietético, no elevará el colesterol sanguíneo de las personas que los ingieren con regularidad, siempre y en el momento que se conserven sanas.

Lo verdaderamente notable, en el momento de elegir un huevo es su origen, ya que esto determinará sus niveles de nutrición. Las pigmentaciones dentro de su gama de color, blanca o marrón, un número desmesurado de manchas o un tamaño muy menguado, son indicadores de un huevo cuya gallina no gozaba de buena salud por lo que no será un alimento lleno con las debidas proporciones vitamínicas.

Composición de los huevos

Huevos marrones y huevos blancos en una canasta

La composición porcentual según institutos nutricionales son los siguientes:

  • Agua: 75%.
  • Proteínas: 13%.
  • Colesterol: 500mg.
  • Vitaminas: A, B, B1, B2, D, E.
  • Calorías: Entre 80 y 160Kcal.

Las maneras de hacer un buen control de calidad en los huevos  son:

  • Iluminación: Míralos mediante de la luz, si observas manchas negras o rojas quiere decir que el huevo se está descomponiendo, si es totalmente oscuro entonces el huevo se pudrió.
  • Olor: Si el huevo tiene un olor raro, no característico del mismo, lo mejor es desecharlo.
  • Agitación: Se debe agitar el huevo de arriba abajo, si emite un sonido de rebote muy fuerte quiere decir que se ha envejecido. Esto se debe al incremento de separación entre la cáscara y la membrana que cubre la yema, lo que genera un vacío de aire.

Método de conservación:

Un huevo en sus optimas circunstancias para ser ingerido, tendrá una cáscara reluciente. En el instante de quebrarlos para extraer su contenido, se debe vaciar en un envase, verificar si la yema es redonda y prominente, y prestar atención en si la clara y la yema se separan con facilidad. Todos estos aspectos determinarán un procedimiento de conservación eficiente.

La salmonella:

Una dolencia patógena muy silenciosa que se localiza en el tracto intestinal de los animales y el hombre. Es muy normal que se encuentre en los huevos, en el momento que no pasan por el adecuado procedimiento de depuración despues de ser recolectados. Lo notable, es recordar que no se deben tomar los huevos crudos si no estamos seguros de su origen y cocinar los huevos con debida atención, pues la salmonella pierde su valor infeccioso al pasar los 65°C.

Todas las cualidades vitamínicas, nutricionales, de calidad y conservación no se alteran en función al color del huevo, es decir, la cáscara no determina el valor nutritivo de este alimento, por lo que no se puede asegurar si uno tiene mayores utilidades que el otro.

 

Publicidad