¿Qué son las manchas oscuras alrededor del cuello?

319

Publicidad

En gran parte de los sucesos, el exceso de peso y la obesidad se deben a la carencia de balance entre el número de calorías que se ingieren y las que se “gastan” con las funciones al dia, en cambio, en el momento que hay otros síntomas en niños, es imprescindible acudir con un especialista, indicó la médica endocrinóloga adscrita al Hospital de Pediatría del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Ana Laura López Beltrán.

Una talla baja y la existencia de manchas oscuras en los pliegues de la dermis, explicó, son indicios de que existen algo más allá de un inadecuado estilo vida, “se debe tener en cuenta que en el momento que un niño posee exceso de peso, si su cuello se empieza a manchar, es un dato de alarma porque puede tener intolerancia a los carbohidratos, lo que sabemos como prediabetes”.

 

 

El oscurecimiento del cuello es un signo clínico evidente que también pueden identificar los padres en casa. A este inconveniente de salud se le sabe como acantosis nigricans y puede afectar diferentes partes del cuerpo, manchando y engrosando porciones de dermis, sin volverla áspera, en áreas como nudillos, axilas, codos y rodillas, además del cuello, aseveró. En el momento que se dan estos sucesos, puede haber una deficiencia en las funciones del páncreas.

“También a los niños con exceso de peso que poseen una talla más baja que el promedio, es imprescindible realizarles una lista de investigaciones hormonales para asegurarse de que ese no sea una provoca de la obesidad”

“De confirmarse el diagnóstico, el abordaje es multifactorial, hay que sustituir los hábitos, desarrollar la alimentación, la cantidad de actividad física que se realiza, y también la utilización de tratamientos médicos tan simples y nobles que no le provocan ningún daño al enfermo y en cambio sí nos colabora a evitar el aumento de la diabetes”.

 

 

Otro dato que puede apoyar a los padres de familia a detectar el peligro de una dolencia crónico degenerativa en sus descendientes a provoca de la obesidad, es que los niños pesen más de cinco kilos por arriba de su estatura, es decir, si el menor mide 1.40 metros, “por muy llenito que esté debe pesar máximo 45 kilos. Si pesa más, seguramente se le puede clasificar en algún grado de exceso de peso”.

La especialista insistió en la importancia de abordar cuanto anteriormente estos dificultades de salud, porque las efectos pueden observarse a corto plazo e irse incrementando conforme transcurren las etapas de la vida, de forma que adultos jóvenes podrían ya tener hígado aceitoso, cáncer, dificultades visuales, cardiacos, etc.

Publicidad