Cómo Curar Las Quemaduras Producidas Por El Aceite de Cocina

0
146
Ad

Publicidad

Las quemaduras con aceite son tan comunes como desagradables, y hasta el mejor cocinero del mundo es victima del aceite.

Las quemaduras por aceite hirviente por lo general son pequeñas, aunque también muy dolorosas.

Cuando son un poco severas, la piel puede tender a romperse dejando una apariencia poco estética.

Afortunadamente, casi siempre las quemaduras con aceite son lesiones leves que puedes tratar en el hogar.

Aquí te presentamos algunos medidas de prevención que debes de tomar

Primero asegurate que la situación no ponga en peligro tu casa o a tu familia

Si la situación en la que estas es de riesgo, primero toma medidas para controlar en ambiente donde te encuentras y nadie salga herido.

Tendrás que olvidarte por unos segundos de la quemadura, ya que la prioridad será controlar una posible situación de mayor riesgo.

Apaga la cocina, estufa o medio de cocción que estés empleando.

A menos que se esté derramando, no muevas la sartén, cacerola o recipiente que esté en el fuego, pues podría salpicar más aceite caliente y empeorar la situación.

En caso de mover la cacerola, cúbrete la mano a utilizar con un paño de cocina.

Si la cacerola está destapada, cúbrela con una tapa (la ausencia de oxígeno disipará las posibilidades de combustión en el interior de la olla).

Si se ha producido fuego, no intentes apagarlo con agua, puesto que podría surtir el efecto contrario y extenderlo.

Usa bicarbonato de sodio para apagar el fuego que pueda producirse en pequeños puntos de grasa.

Si la situación es más grave, usa el extintor doméstico (de polvo químico seco).

Si ves que la situación podría llegar a sobrepasarte, llama inmediatamente al servicio de emergencias.

Si  la situación esta bajo control, empieza a tratarte la quemadura

Una vez controlada la situación en la cocina, ya podrás enfocarte en el cuidado de la quemadura y estos son los pasos inmediatos a seguir:

1. Ponte abundante agua en la parte quemada

El consenso general señala que cualquier tipo de quemadura leve debe enjuagarse inmediatamente con agua fresca. Las producidas por aceite caliente no son la excepción.

Pon la parte quemada bajo un buen chorro de agua fresca del grifo o de la ducha, por un tiempo de entre 5 y 15 minutos, dependiendo de la magnitud de la quemadura y de cómo te sientas.

El propósito de esta medida no es más que mitigar el intenso dolor en la zona afectada.

Aunque muchas personas optan por ponerse hielo en lugar de agua fresca, esta acción podría ser contraproducente.

El hielo, la nieve y el agua helada pueden ocasionar quemaduras en frío, debido a que las células de la piel son sometidas a una temperatura que se sale de su rango apropiado para la vida.

Algo similar ocurre con estas células cuando se queman por fuego o por contacto con un material caliente.

2. Desnuda la herida

Mientras enjuagas la herida con abundante agua fresca, debes ir removiendo cualquier parte de la vestimenta o accesorios que puedan entrar en contacto con la zona afectada.

Las quemaduras leves pueden hincharse rápidamente y, en ese momento, la manga de la camisa o cualquier joya, pulsera u otro accesorio personal podrían irritar el área quemada o (lo que sería peor) infectarla.

Remedios para tratar quemaduras con aceite de cocina

Ya reducido en gran medida el dolor inicial ocasionado por el aceite hirviente, estarás en capacidad de curar la zona afectada.

Algunos remedios eficaces para tratar quemaduras hechas con aceite son los siguientes:

Aloe vera

Las magníficas propiedades antinflamatorias y nutritivas del gel de aloe vera te ayudarán a disminuir el dolor remanente y a sanar la herida.

Lo ideal sería que pudieras tener en casa una planta de aloe vera, la cual es muy fácil de mantener.

El gel de color blancuzco está contenido en el interior de la hoja carnosa de aloe vera y todo lo que tienes que hacer es retirar la corteza verde y gruesa de la hoja con un cuchillo de buen filo.

Para no tener que realizar esta operación de extracción del gel en medio de las molestias ocasionadas por una quemadura, lo más recomendable es conservar un poco de gel en el refrigerador.

Aparte de ser un extraordinario remedio para las quemaduras, el gel de aloe vera tiene múltiples aplicaciones para la salud digestiva, del cabello, de la piel y otras.

Si no estás en condiciones de tener una planta de aloe vera, el gel es un producto común que se vende en las tiendas naturistas. Solo debes adquirirlo de un proveedor confiable, que ofrezca un producto con un alto porcentaje (por encima de 80 %) de gel.

Pepino

Las rodajas de pepino son casi milagrosas reduciendo la hinchazón en los ojos. Los compuestos que realizan este trabajo son igualmente efectivos para aliviar la inflamación cutánea en las quemaduras leves.

Aparte de contener antioxidantes y otras sustancias que ayudan a reducir la hinchazón, el pepino es rico en ácido pantoténico, compuesto que contribuye a retener la humedad en la piel, cualidad que actúa como un sedante natural en el área lesionada.

Vinagre

El vinagre diluido (2 tazas de vinagre por una de agua fría), particularmente el de sidra de manzana, es una opción altamente recomendada para tratar quemaduras hechas con aceite de cocina.

Las propiedades antisépticas y astringentes de los componentes del vinagre protegen la quemadura de posibles infecciones y, al mismo tiempo, ayudan a calmar el dolor e irritación en la piel.

Para la cura se debe empapar un paño limpio y de suave textura en el vinagre diluido y aplicar 3 veces al día en la zona afectada.

No es conveniente aplicar vinagre puro en la quemadura, ya que la reacción podría ser muy fuerte y dañina para la piel.

Miel de abejas

La miel de abejas es otro milagro de la naturaleza, con propiedades antinflamatorias para ayudar a reducir la hinchazón y capacidades antimicrobianas que protegen de una potencial infección la zona afectada por una quemadura.

La miel también ayuda a disminuir el dolor de la quemadura por sus propiedades analgésicas.

Cremas antibióticas

Las pomadas antibióticas son apostar a lo seguro en cuanto a la prevención de infecciones en las quemaduras con aceite de cocina, por lo que resulta conveniente tener una en casa.

Una fina capa de Neosporín o de Bacitracina en el área afectada será remedio suficiente para mantener al margen cualquier infección.

Medidas después de curada la quemadura

Ya aplacado el dolor y tomadas las medidas necesarias para evitar infecciones, lo que queda es tener ciertos cuidados para lograr una rápida y óptima recuperación.

La quemadura deberá ser tapada con una envoltura estéril de plástico, siendo esencial que esta sea suave para que no irrite la zona afectada.

Asegura la envoltura con cinta adhesiva estéril para aumentar la efectividad de la protección y reducir la posibilidad de que entren microorganismos potencialmente infecciosos.

Lo que no debes hacer

En Internet hay miles de recetas, remedios y consejos (algunos extravagantes) para la cura de quemaduras.

Debes ser cuidadoso y no lanzarte a seguir recomendaciones de dudosa efectividad, e incluso perjudiciales, sin antes investigar un poco sobre los pros y los contras de la medida sugerida.

El uso de mantequilla y aceites vegetales para poner en la quemadura no son convenientes, pues aumentan la temperatura del área afectada.

La clara de huevo y la pasta dental también son inconvenientes, ya que aumentan el riesgo de contraer una infección.

Es posible que unas 48 horas después del evento de la quemadura aparezcan ampollas en la zona afectada.

Es conveniente permitir que estas ampollas se curen por sí solas. Si se revientan antes de tiempo, las posibilidades de infección aumentan y podrían quedar marcas. Una paciente espera por la sanación de la quemadura dejará tu piel sin marcas.

Consejos finales

Si sientes dudas respecto al alcance y posibles consecuencias de la quemadura, no vaciles en acudir al médico.

Las quemaduras leves hechas con aceite no representan un peligro considerable; sin embargo, si se complican por omisiones o por tratamientos errados, podrían hacerte pasar un mal rato y dejarte alguna marca.

Esperamos que estos consejos te sean útiles en caso de una quemadura con aceite, cuando estés exhibiendo tus talentos como chef de cocina, y te agradecemos que los compartas con tus amigos.

Publicidad