Alimentos para mejorar la memoria y la concentración

50

Publicidad

La pérdida de memoria es algo que ocurre a medida que avanzamos en edad. Sin embargo, mediante una buena alimentación podemos incluso evitar otros síntomas relacionados como una menor concentración o la disminución en la capacidad de reacción. Para ello, pueden ayudarnos determinados alimentos para mejorar la memoria y la concentración, optimizando nuestras funciones cognitivas.

¿Conocías el dicho de: Somos lo que comemos? En efecto, la alimentación influye en nosotros mucho más de lo que creemos. Esto no quiere decir que debamos someternos a una dieta estricta, sino comer mejor, de forma más saludable, a base de comida real. A continuación te presentamos una serie de alimentos para mejorar la memoria, ¡toma nota!

Alimentos para mejorar la memoria

En determinadas ocasiones, el trabajo o los estudios requieren un mayor rendimiento físico y mental. Con ello, se produce un mayor gasto de nutrientes esenciales y a la larga acabamos notando cansancio, menor concentración e incluso olvidos. 

En estas épocas de mayor desgaste es conveniente incorporar alimentos que ayuden a las funciones cognitivas. Así, existen alimentos para mejorar la memoria y la concentración gracias a sus nutrientes esenciales.

Como bien sabemos, el cerebro es un órgano que consume mucha energía por lo que una alimentación adecuada y unos hábitos saludables te ayudarán a mantener un buen rendimiento en tu día a día.

A continuación exponemos los mejores alimentos para mejorar la memoria y las funciones cognitivas:

Frutos secos

Consumir frecuentemente frutos secos como las nueces aporta beneficios a las funciones cognitivas como la memoria y la concentración.

Los frutos secos son una fuente muy rica en grasas saludables y ácidos grasos omega 3. Además nos aportan fósforo, magnesio y vitaminas E y B. Además, contienen muchos antioxidantes que retrasan el envejecimiento de las neuronas.

Aunque todos son necesarios, se suele recomendar un puñado de nueces cada día para poder obtener todos los beneficios que pueden aportarnos los frutos secos. Podemos acompañarlas con un yogur o añadirlas a un batido si no queremos tomarlas solas. Además de las nueces puedes comer almendras naturales, avellanas tostadas, pistachos…

Chocolate negro

¿Quién dijo que el chocolate era malo? El chocolate con leche y el blanco no son muy recomendados, debido a que en su composición hay demasiadas grasas y azúcares. Sin embargo, el que tiene a partir de un 85 % de cacao puro es un excelente remedio para la memoria. 

El diario El Mundo se hacía eco de una investigación de la revista científica Nature Neuroscience que publicaba: “A los tres meses de ingerir chocolate rico en flavonoides (su principal ingrediente), sus capacidades de recuerdo eran más propias de los 30 y 40 años de edad”.

Lo ideal es tomar un cuadradito al día. No obstante, siempre debemos fijarnos en la etiqueta y revisar los ingredientes para que sea lo más natural posible: el más puro es el que más beneficios te brindará.

Vegetales de hoja verde

Las vegetales de hoja verde tienen altos contenidos de minerales y vitaminas beneficiosos para la salud cognitiva.

¿Introduces los suficientes vegetales en tus comidas diarias? La mayoría de las personas seguramente contesten que no. Un truco puede ser hacer creaciones más elaboradas y vistosas que nos alegren la vista y nos inviten a comerlo. Por ejemplo, tortillas de brócoli, espinacas o cualquier verdura.

Algo en lo que debemos fijarnos a la hora de comprar vegetales es que estos estén muy verdes. Esto indicará que tienen más nutrientes. Por supuesto, siempre que puedas adquiérelos en el mercado para asegurar que son los más frescos.

Pescado azul

El pescado azul es uno de los mejores alimentos para mejorar la memoria porque es una excelente fuente de fósforo. Además de proteger la memoria del deterioro cognitivo, también lo hace de las enfermedades neurodegenerativas. 

El consumo de pescado debe ser de al menos dos veces a la semana. Entre los mejores pescados azules son el atún, el salmón, la trucha y la caballa son algunos de los más recomendados.

Según la Fundación Española del Corazón: “Las cualidades que convierten al pescado fresco en un producto tan beneficioso para la salud cardiovascular se encuentran en los elementos que lo componen: mucha cantidad de agua, ni féculas ni azúcares ni hidratos de carbono, alrededor de un 20% de proteínas de buena calidad, muy pocas grasas saturadas y sobre todo, ácidos grasos omega-3, los mayores aliados del corazón”.

Café

El café es un excelente alimento para mejorar la memoria y la concentración consumido moderadamente.

Otro de los alimentos para mejorar la memoria es el café, una bebida de la que muchas personas no pueden prescindir. De hecho, puede causar una gran adicción, aunque no todo es negativo. Siempre se ha dicho que el café puede ayudar a evitar las pérdidas de memoria, pero ¿esto es así?

Un estudio sobre los efectos de la cafeínadeterminaba que esta sustancia ayuda a reforzar lo que ya se había aprendido: “Un aumento de la dosis de cafeína de 200 a 300 miligramos no llevaba a los sujetos a mejorar su rendimiento memorístico (…) Se piensa que la toma de cafeína justo después del aprendizaje podría favorecer el proceso de consolidación del conocimiento”.

No debemos consumir café sin control. Como máximo, toma 2 tazas al día y, si puedes, tan solo una. Puedes incluir el té en tu dieta para reducir el consumo.

Huevos

En las cantidades adecuadas, el consumo de huevo puede ser muy beneficioso para nuestra memoria. Los huevos son pura proteína. Mantienen el cerebro en estado de alerta y ayuda a la memoria a largo plazo gracias a su aporte de colina. Su consumo mejora la función cerebral, sobre todo en la tercera edad.

Además de todos estos alimentos para protegernos de la pérdida de memoria, es indispensable ejercitarla de alguna manera.El cerebro es como nuestro cuerpo. Si no lo ejercitamos irá perdiendo sus capacidades.Aprender un idioma nuevo, leer antes de irnos a dormir o escribir en un diario pueden ser pequeños hábitos que supondrán un gran cambio si empiezan a formar parte de nuestra rutina.

Publicidad