Remedios caseros para el ácido úrico

13
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
WhatsApp

Publicidad

Un excelente remedio casero para controlar el ácido úrico es tomar regularmente jugo de remolacha con zanahoria, debido a que posee agua y sustancias que ayudan a disminuir la concentración de ácido úrico en la sangre. 

Otras opciones naturales son el té de ortiga, aplicar una pomada de árnica a diario y colocarse un cataplasma de una planta llamada consuelda. Estas hierbas medicinales poseen propiedades que ayudan a recuperar la articulación afectada, aliviando los síntomas y el malestar. 

1. Jugo de remolacha con zanahoria

Un excelente remedio casero para el ácido úrico es el jugo combinado de remolacha, zanahoria, pepino y berro. Los ingredientes de estos jugos poseen propiedades que ayudan a eliminar el exceso de ácido úrico del organismo, pudiendo ser un excelente complemento terapéutico para la gota y la artritis. 

Ingredientes

80 g de remolacha;

80 g de zanahoria;

80 g de pepino;

20 g de berro.

Modo de preparación

Licuar todos los ingredientes. Beber este concentrado a diario por la mañana y en ayunas. 

2. Té de ortiga

Otro remedio casero para el ácido úrico es el té de ortiga, el cual tiene efecto antiinflamatorio que estimula la circulación y disminuye la hinchazón en la región. 

Ingredientes

1 cucharada de hojas secas de ortiga; 

150 ml de agua hirviendo.

Modo de preparación

Colocar el agua sobre las hojas secas y mantener en infusión durante 20 minutos. Colar y beber varias veces al día. 

3. Pomada de árnica

La pomada de árnica es excelente para aliviar el dolor en las articulaciones o el dolor causado por una contusión, golpe o moretones, debido a que posee propiedades antiinflamatorias y analgésicas.

Ingredientes:

5 g de cera de abeja; 

45 ml de aceite de oliva;

4 cucharadas de hojas y flores de árnica picadas. 

Preparación:

Colocar los ingredientes en una olla a baño de maría, dejar hervir a fuego lento durante algunos minutos. A continuación, retire del fuego y mantenga los ingredientes dentro de la olla durante algunas horas para macerar. Antes que se enfríe debe ser colado, a continuación almacene la parte líquida en un recipiente con tapa. Mantener el recipiente en un lugar seco, oscuro y aireado. 

4. Cataplasma de consuelda

El cataplasma preparado con consuelda ayuda en la recuperación de las articulaciones doloridas y disminuye la hinchazón local, porque esa planta posee un principio activo llamado colina que impide la formación del edema y favorece la circulación sanguínea del tejido lesionado. La alantoína estimula el crecimiento celular y la regeneración del tejido, mientras que los taninos proporcionan un efecto antimicrobiano.

Ingredientes:

2 a 4 cucharadas de la raíz de consuelda en polvo;

Suficiente agua tibia para formar una pasta.

Preparación:

Mezclar el polvo con agua cuidadosamente hasta formar una pasta, colocar sobre un paño limpio y aplicar directamente sobre el área que se desea tratar. Deje actuar durante 2 horas.  

Atención: Esta preparación no se debe utilizar en heridas abiertas porque puede ser tóxico y causar irritación en la piel, problemas en el hígado y favorece el desarrollo de cáncer.

Para disminuir el el ácido úrico también se debe mantener una dieta, en la que se eviten alimentos que promuevan la producción de ácido úrico, como la carne roja, hígado, riñones, embutidos, mariscos, frijoles, guisantes, lentejas, granos de soya, así como azúcar refinado y bebidas alcohólicas. Vea cómo la alimentación puede ayudar en el vídeo a continuación:

Artículo anteriorAceite de Romero Casero: Propiedades, Usos y Cómo Hacerlo
Artículo siguienteInsulina casera para estabilizar los niveles de azúcar en la sangre, pruébalo