Dieta paleolítica

41
Facebook
Twitter
Google+
Pinterest
WhatsApp
, Dieta paleolítica, Alimenta y Cura, Alimenta y Cura
Ad

, Dieta paleolítica, Alimenta y Cura, Alimenta y Cura

Publicidad

La dieta paleolítica consiste en consumir los alimentos a los que el organismo está más adaptado, evitando aquellos introducidos de forma reciente ya que no se pueden digerir ni aprovechar del modo adecuado. Se basa en dos principios fundamentales: el ser humano desde el inicio está acostumbrado a vivir en contacto con la naturaleza y la alimentación es una de las principales claves para tener buena salud.

¿Qué es la dieta paleolítica?

La dieta paleolítica, también conocida como dieta paleo, es un plan de alimentación que consiste en consumir alimentos propios de la era paleolítica, hace ahora entre 2,5 millones y 10 mil años.

En esta dieta se incluyen alimentos muy diversos tales como carne, pescado, frutas, verduras, fritos secos y semillas; es decir, aquellos que nuestros antepasados obtenían a través de la caza y la recolección. En este plan de alimentación no tienen cabida aquellos alimentos que comenzaron a popularizarse después del nacimiento de la agricultura hace 10 mil años aproximadamente, como lácteos, legumbres y cereales.

Se trata por tanto en regresar al modo de alimentación que seguían los primeros humanos. Quienes defienden la dieta paleolítica argumentan que el cuerpo humano no es genéticamente compatible con la alimentación moderna, la cual nació a partir del origen de la agricultura.

La razón es que la agricultura cambió el plan de alimentación de las personas, introduciendo nuevos alimentos tales como lácteos, cereales y legumbres. Según la hipótesis de la discordancia, este cambio se dio tarde y de forma demasiada rápida, superando la capacidad del cuerpo de adaptarse. Así, se considera que la incompatibilidad es uno de los factores que más influyen en el desarrollo de la obesidad, así como en la aparición de determinadas enfermedades como la diabetes o el infarto de miocardio.

Ventajas de la dieta paleolítica

Vitalidad: uno de los principales beneficios que ofrece este plan de alimentación, por el cual cada vez más personas apuestan por él, es que ayuda a mantenerse en plena forma tanto a nivel físico como mental. Genera una gran sensación de vitalidad.

Potencia el sistema muscular: combinando la dieta paleo con el entrenamiento deportivo se consigue potenciar la musculatura y, además, acelerar la quema de grasa.

Mejora la calidad del sueño: con este plan de alimentación se consumen los nutrientes necesarios para la correcta producción y metabolismo de los neurotransmisores del sueño, como la serotonina y la melatonina. Evitando el consumo de sustancias tóxicas para el organismo se evita que el organismo tenga que trabajar en exceso durante la noche para eliminar toxinas, consiguiendo así un mejor descanso.

No a las restricciones: a diferencia de otras dietas, la paleo no consiste en contar calorías ni pesar los alimentos. Sólo hay que respetar los alimentos que se consumían durante la etapa paleolítica.

Comidas diarias: se realizan como máximo tres comidas diarias. Así, los ayunos intermitentes permiten descansar tanto al sistema digestivo como inmunitario. Los primeros humanos únicamente se alimentaban de forma esporádica ya que no tenían provisiones suficientes para alimentarse constantemente. Es por ello que el ser humano se adaptó al almacenamiento de grasa para su uso a modo de energía en tiempos de escasez. Sin embargo, actualmente se tiende al consumo de grandes cantidades de carbohidratos, provocando el almacenamiento de más grasa de la que realmente se puede llegar a consumir.

Enfermedades: quienes defienden la dieta paleolítica defienden que es uno de los mejores métodos para evitar las enfermedades causadas por el plan de alimentación actual, en el cual tienen lugar una gran selección de alimentos con un alto contenido en grasas trans y azúcares refinados. Sustancias poco saludables para el organismo y que dan lugar a enfermedades de carácter grave como la depresión, los trastornos cardiovasculares o el Alzheimer, entre otras.

Saciedad: una de las principales ventajas de la dieta paleo es que disminuye el apetito y acelera el metabolismo, de modo que resulta una herramienta muy útil a la hora de perder peso.

Desventajas de la dieta paleolítica

Hiperprotéica: hay quienes señalan que este plan de alimentación es hiperprotéico debido al alto consumo de proteínas que se consumen. No obstante, la clave está en buscar el punto de equilibrio justo, favoreciendo el consumo de verduras y frutas y disminuyendo el de carne.

Esperanza de vida: la dieta paleolítica también tiene sus detractores, quienes argumentan que durante el paleolítico la esperanza de vida era de apenas 35 años. Sin embargo, la mayoría de las muertes se daban a causa de infecciones o traumatismos que tenían lugar en accidentes de caza, algo que no sucede en el mundo actual.

Alimentos permitidos

, Dieta paleolítica, Alimenta y Cura, Alimenta y Cura

Para seguir la dieta paleolítica es fundamental conocer cuáles son los alimentos de los que se compone.

Verduras

Las verduras y las frutas son los alimentos más consumidos en este plan de alimentación. Lo ideal es optar por aquellas verduras de temporada ya que son las que más nutrientes proporcionan al organismo y, por tanto, las que más favorecen su desarrollo.

Los vegetales verdes son unos de los más saludables, como el brócoli, las coles de bruselas o la col verde. Tienen un alto contenido en clorofila, una sustancia que estimula las defensas del organismo, así como la flora bacteriana del intestino. Además, estas verduras tienen antioxidantes muy poderosos que evitan el envejecimiento prematuro tanto de la piel como de las células.

Los vegetales naranjas como la zanahoria o el boniato también son muy beneficiosos porque protegen el sistema inmunitario. Además, destaca su contenido en betacaroteno, una sustancia antioxidante.

Y, por último, destacar las verduras amarillascomo la calabaza o el calabacín. Los pigmentos amarillos como la luteína tienen propiedades antioxidantes, evitando el daño celular tanto en tejidos como en mucosas.

Frutas

En cuanto a las frutas, todas ellas tienen cabida en la dieta paleo: aguacate, cerezas, coco, fresas, granada, higos, lima, melón, papaya, pera, pomelo, sandía, uvas, etc.

Las frutas aportan agua al organismo, favoreciendo con ello su hidratación. Mantener un buen nivel de hidratación es fundamental para evitar daños en órganos. Además, muchas frutas proporcionan la cantidad adecuada de fibra para garantizar un buen tránsito intestinal, evitando con ello enfermedades como el estreñimiento. No hay que olvidar que muchas frutas son antioxidantes, ayudando a prevenir el envejecimiento prematuro de las células y de la piel.

Y, por último, cabe destacar que tienen un contenido calórico muy bajo, favoreciendo así la pérdida de peso.

Pescado

El pescado es otro de los alimentos admitidos en la dieta paleo, el cual también tiene grandes propiedades y beneficios para la salud: anchoas, caballa, dorada, merluza, salmón, verdel, etc.

Este es un alimento con un contenido calórico muy bajo y un alto valor biológico ya que contienen todos los aminoácidos esenciales que el organismo necesita. Contiene de manera natural ácidos grasos Omega 3, así como vitaminas A, D, E y del grupo B. También es rico en minerales como el yodo, calcio, fósforo y selenio.

Carne

La carne es uno de los alimentos más importantes de la dieta paleolítica. Se consume generalmente carne de cerdo, conejo, cordero, pollo y ternera. Las carnes rojas son esenciales para evitar determinadas enfermedades como la anemia ya que proporcionan una gran cantidad de hierro. También son ricas en proteínas, calcio y potasio.

Huevos

En cuanto a los huevos, hay que tener especial cuidado con el tipo de huevos que se consumen si se sigue la dieta paleo. Es esencial optar por aquellos que llevan impreso en la cáscara el número 0 (ecológicos) o el 1 (gallinas que se mueven).

Frutos secos

Los frutos secos también están admitidos en la dieta paleolítica: almendras, avellanas, nueces, pipas de girasol, etc. Son una de las mejores fuentes de proteínas de calidad, por lo que proporcionan una gran cantidad de energía al organismo.

Además, tienen un alto contenido en ácidos grasos Omega 3, así como en ácidos alfalinolénicos, por lo que son de gran ayuda para reducir niveles elevados de colesterol y de tensión arterial.

Aceite de oliva

Y, por último, el aceite de oliva, uno de los alimentos más saludables que existen. Los ácidos grasos presentes en el aceite de oliva reducen los niveles de colesterol malo y de presión arterial. Además, favorece la función digestiva, ayudando así a combatir el estreñimiento.

Alimentos prohibidos

En lo relativo a los alimentos prohibidos en este plan de alimentación, son todos aquellos que surgieron a partir del neolítico: lácteos, granos y cereales, alimentos procesados, azúcares, legumbres, alcohol y almidones.

¿Para quiénes está indicada la dieta paleolítica?

, Dieta paleolítica, Alimenta y Cura, Alimenta y Cura

Este plan de alimentación es muy beneficioso para todas aquellas personas que quieran evitar las enfermedades propias de la dieta moderna, tales como hipertensión u obesidad, entre otras. No obstante, hay una serie de grupos de población específicos para quienes la dieta paleolítica resulta muy beneficiosa.

Diabetes: si bien es cierto que no existe una dieta perfecta para personas diabéticas, algunas investigaciones señalan que el consumo de alimentos integrales puede resultar de gran ayuda para controlar el azúcar en la sangre y reducir la presión arterial en personas con diabetes tipo 2.

Salud cardiovascular: en función del tipo de alimentos que se consuman dentro de este plan de alimentación, la salud cardiovascular puede verse beneficiada o perjudicada. La dieta paleo permite el consumo ilimitado de carne roja. No obstante, no es recomendable priorizar el consumo de este alimento porque puede dañar la salud del corazón.

Enfermedades autoinmunes:investigacionres recientes han señalado que la dieta paleolítica puede ayudar a controlar determinadas enfermedades autoinmunes como la psoriaosis o la esclerosis múltiple, entre otras.

¿Qué esperar de esta dieta?

Esta dieta, al igual que cualquier otra, es recomendable seguirla bajo supervisión médica. Una vez tenido este punto en cuenta, los alimentos permitidos ayudan a acelerar el metabolismo. Por lo tanto, si se acompaña de ejercicio físico frecuente, puede ser de gran ayuda para perder peso.

En el largo plazo es importante asegurarse de que el organismo está recibiendo calcio y otros nutrientes esenciales para su buen funcionamiento tanto a nivel físico como mental. Determinados alimentos permitidos por este plan de alimentación como el salmón y las espinacas son ricos en calcio, por lo que es recomendable incluirlos en la dieta.

En líneas generales, la dieta paleo no es en absoluto una mala opción. Se trata básicamente de decir adiós a los alimentos procesados y las bebidas azucardadas y dar la bienvenida a frutas, verduras y alimentos con grasas saludables.

¿La dieta paleolítica ayuda a adelgazar?

Este plan de alimentación no ha sido creado para ser una dieta adelgazante. No obstante, el aporte de calorías es muchísimo menor que en la dieta moderna. Y es que la dieta paleo prioriza el consumo de proteínas magras, frutas y verduras; alimentos muy saludables, con un valor nutricional muy rico.

Así, aunque esta dieta no se sigue para adelgazar, sí es cierto que ayuda a perder peso, siempre y cuando se acompañe de un estilo de vida saludable.

Recetas en la dieta paleolítica

, Dieta paleolítica, Alimenta y Cura, Alimenta y Cura

Tortilla de queso y espinacas

Ingredientes

Huevo

Queso de cabra

Aceite de oliva

Sal

Espinacas frescas

Elaboración

En primer lugar se lava con abundante agua tibia las espinacas y se trocean.

Se saltean las espinacas en una sartén con un poco de aceite de oliva.

Luego, se escurre y se añade el queso de cabra rallado.

Se baten los huevos, se salpimentan y se añaden las espinacas previamente cocidas junto con el queso rallado y se remueve.

En la sartén caliente se cuaja la tortilla por ambos lados y se sirve.

Tartar de atún

Ingredientes

Aguacate

Aceite de oliva

Tomate

Atún

Elaboración

Para empezar con la elaboración de la receta se corta el atún rojo en dados. Se salpimenta y pinta con el aceite de oliva.

Se lava el tomate con abundante agua y se trocea en dados. Se salpimenta.

Se mezclan el tomate, el aguacate y el atún y se sirve.

La dieta paleo goza de una gran popularidad a día de hoy y puede ayudarte a adelgazar. Sin embargo, no hay ningún estudio a largo plazo acerca de los posibles riesgos y beneficios de esta dieta.

Artículo anteriorRemedios con maca para la infertilidad, agotamiento y más
Artículo siguiente¡Quita toda la grasa de tu cara en 5 minutos con tan solo aplicar estos 2 ingredientes!