, 7 especias saludables y tonificantes, Alimenta y Cura
, 7 especias saludables y tonificantes, Alimenta y Cura

Estas plantas propias de las zonas más cálidas de la Tierra parecen concentrar la poderosa energía del sol que incide sobre ellas. Usadas en dosis ínfimas otorgan sabor a los platos y tonifican el organismo.

Las especias o condimentos de origen vegetal, son ideales para aportar sabores característicos a las recetas. Sin embargo, también se pueden utilizar para obtener determinados beneficios saludables. Conoce para qué sirven la cúrcuma, la canela, el cardamomo, el jengibre, el clavo, el anís o la pimienta.  

En pequeñas dosis en tus platos o preparadas en infusión te pueden ayudar a controlar pequeñas alteraciones. Si sufres algún tipo de alteración de salud, antes de prepararte infusiones con ellas, pregunta al especialista.

Canela, carminativa y astringente

El canelo es un árbol de la familia del laurel originario de Sri Lanka. Su corteza interior es una de las especias más usadas en Occidente. La canela estimula la salivación y ayuda a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos. Es carminativa y astringente, y tiene efecto bactericida.

Una pizca de canela ayuda a metabolizar la glucosa, por lo que resulta útil es caso de diabetes de tipo 2. La casia, mucho más barata, suele venderse como canela molida. El sabor es parecido pero su efecto medicinal es menor. El color de la canela en polvo es más pálido que el tono rojizo de la casia.

Cúrcuma, antiinflamatoria

El delgado tallo subterráneo (rizoma) de este arbusto pariente del jengibre es una de las especias más saludables que se conocen. La cúrcuma no solo aporta sabor y color a los platos o al curry: reduce la histamina y tiene efectos antiinflamatorios útiles en la artritis reumatoide, previene los ataques cardiacos y las aplopejías, estimula el flujo de bilis y la digestión, protege del deterioro hepático y e s un tónico general del organismo.

El color de la cúrcuma es un buen indicativo de su calidad. Cuanto más oscura es la pigmentación, mejor suele ser la especia. 

Cardamomo, buen digestivo

Es la tercera especia más cara, tras el azafrán y la vainilla. Su aroma alcanforado, con un toque entre ácido y picante, persiste bastante tiempo en la boca. El sabor se concentra en las semillas, negras y duras, no así en la vaina.

El cardamomo evita las flatulencias y el estreñimiento y es un buen tónico digestivo, además de calmar el colon irritable. Masticar las semillas combate el mal aliento, especialmente el del ajo. Las cápsulas de color verde son las de mejor calidad y también las más frescas.

Para hacer una infusión se emplean dos cápsulas por taza tras practicarles previamente un pequeño corte.

Jengibre, aliado del dolor, la inflamación y la fiebre

El aroma entre alimonado y picante del jengibre es un distintivo de la cocina de Extremo Oriente. Las sustancias que le confieren su causticidad (los gingeroles) son las que lo hacen útil en el tratamiento del dolor, la inflamación y la fiebre.

El jengibre estimula el apetito, combate las náuseas y los mareos, despeja las vías respiratorias, es útil ante la gripe y los resfriados y mejora la circulación en general. Los rizomas frescos son preferibles a los secos.

La infusión se hace hirviéndolos durante cinco minutos. Resulta calorífica y revitalizante –en inglés, to ginger up significa avivar.

Clavo, elixir bucal

El capullo de un arbusto perenne de las islas Molucas es rico en eugenol, la sustancia que le otorga a esta especia su sabor acre y su aroma, así como sus propiedades medicinales. El aceite, obtenido por destilación, es un elixir bucal que puede añadirse a las pasta de dientes, un anestésico de uso tópico y un germicida suave que mata ciertas bacterias y hongos que causan infecciones cutáneas.

El aceite puro no debe ingerirse. Se utiliza en gargarismos en concentraciones del 10 al 15%. Una naranja pinchada con clavos hasta prácticamente cubrirla aromatiza un armario

Anís estrellado para respirar mejor

Un pequeño árbol de la familia del magnolio, originario del sur de China y Vietnam, proporciona esta semilla con forma de estrella de ocho puntas. Su inconfundible aroma anisado, debido al anetol del aceite esencial, despeja las vías respiratorias y facilita la expectoración.

Esta especia, también llamada badiana, es una excelente aliada de la digestión. La cáscara tiene más aroma que las semillas. Lo ideal es machacarla justo antes de hacer la infusión. Forma parte del «polvo de 5 especias» chino. 

Pimienta cayena para estimular la digestión

La capsicina, responsable del sabor picante del pimiento, estimula las terminaciones nerviosas de la boca y hace creer al cerebro que se siente dolor. Este responde liberando endorfinas. Así se explica el efecto euforizante y adictivo de las guindillas, con las que se puede llorar incluso de alegría.

La capsicina estimula la digestión y cura las úlceras. Aplicada en cremas de uso externo alivia el dolor asociado a la artritis, el herpes o la psoriasis. Para calmar el picor el agua sirve de poco; mejor recurrir a arroz, pan o yogur. Hay que lavarse muy bien las manos pues irrita todas las mucosas.